Untitled Post

Demasiados hermanos nuestros lloran en Haití, no se me ocurre nada más que acompañarles en su llanto, orar por ellos y compartir todo lo que podamos….el milagro se va a producir pero no sin nosotros…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *