FILOSOFÍA, LÓGICA Y RETÓRICA (pinceladas)


«Es la apariencia de la sabiduría, no su verdad, lo que procuras a tus alumnos,  porque, una vez que hayas hecho de ellos eruditos sin verdadera instrucción, parecerán jueces entendidos en muchas cosas, no entendiendo nada en la mayoría de los casos, y su compañía será difícil de soportar, porque se habrán convertido en sabios en su propia opinión en lugar de sabios»

Platón Diálogos Fedro

Arquímedes
Hoy que el mundo está lleno de «expertos» en casi infinitas facetas estoy convencida de que para empezar a hacer bien las cosas debemos partir de la humildad y del reconocimiento de nuestra ignorancia, no vamos a pretender ser más que Sócrates que decía que la mayor sabiduría está en saber que uno no sabe nada o San Pablo que consideraba necedad la sabiduría del mundo.
Si nos decidimos a educar a nuestros hijos en las artes liberales que no sea por simple erudición, pues eso no sería más que vanitas vanitatum et omnia vanitas. Sino más bien para que éstas sean un acicate que les impulse a buscar a lo largo de sus vidas aquello que es bueno, lo que es bello…la verdad. Y de ese modo serán auténticamente libres, porque solo la Verdad libera. Es un gran esfuerzo porque nosotros los padres no hemos recibido esa educación clásica, peroooooo sin agobios y poniendo empeño y tesón podemos empezar dando pequeños pasos, pasos de bebé, junto a ellos y al tiempo nos autoeducaremos en todo aquello de lo que adolecemos. No tengáis miedo, no es fácil pero se puede. ¿De qué serviría haber dedicado nuestras vidas al homeschooling si con ello no contribuimos a hacer un mundo mejor gracias a las buenas y sabias personas que estamos educando y de los que por otra parte somos responsables?
FILOSOFÍA:

Si queremos educar a nuestros hijos en el asombro que  es el origen de la filosofía lo mejor que podemos hacer es ponerles en contacto con los mejores pensadores de la humanidad.
Después de haber pasado seis años  estudiando en la universidad  la carrera de filosofía, solo saqué de provecho lo poco, poquísimo que leí a los filósofos. Leí muchos libros sobre Platón pero poco Platón, leí muchas historias de la filosofía pero a ver: ¿Quién se atrevía a leer a Heidegger, a Kant o a Husserl? Y la realidad es que es mucho más sencillo «siempre» ir a la fuente que a las interpretaciones. Además los libros que fueron escritos hace más de cien años y se siguen leyendo y leyendo por algo será. Han traspasado el umbral del tiempo. Por eso lo único que tengo claro a la hora de planificar el nuevo curso es que voy a leer directamente con mis hijos a los filósofos. Se puede hacer un breve recorrido a la historia de la filosofía y para ello puede venir bien un libro  como El mundo de Sofia que es una novela que utiliza como pretexto una historia más o menos interesante para los adolescentes. 
Nosotros vamos a utilizar alguna antología de textos filosóficos. Se van leyendo fragmentos de los diferentes filósofos y el que  nos llama  la atención lo leemos con más profundidad. En las antologías sobre todo si son antiguas suelen haber una buena selección de los textos más bonitos, sencillos y representativos de la obra del autor.
Y volveremos a releer para  calentar motores la Apología de Sócrates. La leímos hace años y cada párrafo daba lugar a una conversación, a preguntas, debates…una gozada. Y esto nos serviría para la parte práctica de la lógica.
Si miráis en tiendas de segunda mano o en vuestras bibliotecas podéis encontrar libros de filosofía antiguos, que suelen ser mucho más claros, concretos que los de ahora, van al grano y pueden ser una buena guía.
LÓGICA: 

«Que la lógica ha entrado, desde los tiempos más antiguos, en el seguro camino de la ciencia lo prueba el que desde Aristóteles no ha tenido que retroceder un solo paso, a no ser que se quiera considerar como mejoras el despojarla de algunas sutilezas superfluas o el darle una claridad más acabada en la exposición, cosas ambas que más pertenecen a la elegancia que a la seguridad de la ciencia. Es también digno de atención el que tampoco haya podido dar hasta ahora ningún paso hacia delante, de modo que, toda verosimilitud, parece estar conclusa y perfecta»
Kant

Hablando con Gisela de Mare Verum entendí la manera adecuada a abordar esta materia con los niños. Nunca me había atrevido porque recordaba mis clases de la universidad consistían en pura lógica matemática que por otra parte jamás logré aplicar a la vida real. 
La parte «práctica» de la lógica es transversal a todas las materias y es lo que hacemos con todas y cada una de las lecturas en voz alta o de manera individual de los grandes libros que leemos en casa. Cuando lees un buen libro siempre surgen preguntas, debates, razonamientos, dudas, etc. Al trabajar esto con los chicos en la edad en la que se empiezan a preguntar el por qué de las cosas y a cuestionarse todo, ya estamos haciendo lógica. Nuestra misión es guiarlos en esa trayectoria. 
Después habría una parte «teórica» (silogismos, reglas, etc) que por desgracia es la única dimensión que se suele trabajar en las universidades y que sería lo que la gramática a la lengua. Es más árida y obviamente si solo trabajamos eso con los chicos no les va a aportar gran cosa a nivel existencial. Lo importante es que aprendan a discernir, a pensar de manera rigurosa, a no dejarse manipular, y eso lo podemos conseguir hablando mucho con ellos, dialogando como hacía Sócrates con sus discípulos. Sócrates partía siempre de lo que pensaba el otro. El método socrático sigue siendo perfectamente actual. La madre de Sócrates era partera y así como trabaja la partera es como lo hacía él con sus discípulos. ¿Qué hace una buena partera? Las que hemos parido en casa o en partos respetados lo sabemos. Están presentes, sin intervenir a no ser que sea estrictamente necesario, respetando, sin imponer, sin presionar, permitiendo que el proceso del parto siga su ritmo, animando, proponiendo, ofreciendo amor…
He encontrado un libro que no conozco pero quizá pueda estar bien para trabajar de una manera amena la lógica matemática y además el autor dice que está escrito para niños. El autor del libro El juego de la lógica es Lewis Carroll más conocido por su obra Alicia en el país de las maravillas. He empezado a leerlo, ya os contaré qué tal nos va. 
«Yo mismo he enseñado la mayoría de mis temas, viva voce, a muchos niños,  y me he encontrado con que tomaban un auténtico e inteligente interés en el asunto» 
Lewis Carroll Prólogo de El juego de la lógica
También tengo en mente el libro de Los elementos de Euclides, pero no sé si seré capaz de asimilarlo. Se admiten apuestas ja,ja,ja…
«Porque en realidad no necesitan a nadie que enseñe nada a los niños. Porque son ellos los que educan personalmente a sus hijos; son ellos los que les enseñan a recitar poemas de Ariosto antes de aprender a leer; ellos los que les explican la geometría de Euclides con Los elementos como libro de texto…»
Natalia Sanmartin Fenollera El despertar de la señorita Prim

RETÓRICA:

Es otra disciplina a trabajar de manera transversal. Es el ars bene dicendi, el arte de expresarse de manera adecuada  para lograr la persuasión del destinatario y además de un modo bello. Es la edad en la que los chicos quieren convencer. Lo mismo que sucede con la filosofía, la retórica se puede utilizar para  el mal. Hay muy buenos oradores modernos que manipulan, engañan, mienten. Ser capaz de construir un bello discurso escrito u oral es algo para lo que la educación moderna no prepara. Estoy echando un vistazo a un manual de oratoria que propone Mare Verum y por lo que he visto tiene muy buena pinta. Manual básico de oratoria de Krigguer Artola y Renne Salmeron. Se puede descargar de manera gratuita en Internet.
NOTA: Si hay alguien que eduque en casa y no haya leído la novela de Natalia Sanmartin, El despertar de la señorita Prim, que deje la planificación y vaya a leerlo: le llevará unas pocas horas porque no va a  poder hacer nada hasta que lo termine y le llenará el alma para todo el nuevo curso. Es lo más…





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *