Memorización



«Sabemos muchas partes de poemas e historias de memoria; es lo primero que hacemos con todos los libros- dijo Téseris con su suave voz-. Pero él dice que así se aprende a amar a los libros, que tiene mucho que ver con la memoria. Dice que cuando los hombres se enamoran de las mujeres, aprenden de memoria su cara para poder recordarla después; se fijan en el color de sus ojos, en el color de su pelo, en si les gusta la música, si prefieren el chocolate o las galletas, cómo se llaman sus hermanos, si escriben un diario, si tienen un gato…»

NATALIA SANMARTIN FENOLLERA El despertar de la señorita Prim

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *