Obtención de títulos después del homeschooling

Últimamente estoy más
visible en Instagram que en el blog por su inmediatez y porque además me resulta entretenido, aunque mi casa siempre ha
sido y será esta. El otro día pregunté por aquellos lares cual era la cuestión que
más os interesaba y por mayoría aplastante ganó el tema de la
obtención de títulos para los homeschoolers.
Resulta como poco
paradójico, que precisamente a nosotros que prescindimos del sistema
para educar a nuestros hijos nos preocupen tanto los títulos, pero es
una evidencia. Como diría Nietzche somos “humanos, demasiado
humanos”.
Nuestra querida Marvan
escribió hace tiempo este post en el que lo explicaba
perfectamente  y después de leerlo poco puedo añadir, quizá tan
solo matizar. Así que en vez de repetir cuales serían las
diferentes vías para obtener un título, voy a contaros mi
experiencia  con el mayor que acaba de cumplir hace unos días su
mayoría de edad sin pisar una escuela y ha obtenido antes de tener los 18 un título en España y otro en USA.
Nosotros decidimos en su
día, matricular a nuestros hijos en una escuela americana a distancia
durante los cuatro últimos cursos que en España corresponden a 3º
y 4º de la ESO y 1º y 2º de Bachillerato. El motivo en nuestro
caso es casi exclusivamente para obtener el título de High
School que en principio y por acuerdos existentes entre ambos
países debería ser posible homologar en España. Pero esto no
siempre ocurre, a veces si, a veces no. Suena surrealista esta
arbitrariedad pero así funcionan las cosas. No obstante e
independientemente de que el Ministerio de Educación y Ciencia lo
reconozca, es un título válido no solo en USA sino en muchísimos
países del mundo y nunca podemos saber cual es el camino que van a
elegir nuestros hijos en un futuro.
Una amiga experta en
homeschooling y conocida por todo el colectivo, nos aconsejó
que podría ser interesante que  se presentase a las
pruebas por libre de la ESO y con ese título en la mano quizá
resultase más fácil homologar. Y en el peor de los casos y la homologación nos fuese denegada tenía ya ese título con el cual se puede acceder al  mundo laboral, a oposiciones, a grados medios de FP, etc…
Salvador dedicó este año
pasado a sus estudios de High School, varios  trabajos de fin
de curso que tuvo que presentar para graduarse, vídeos…mucho estudio y constancia y en todo momento
pensábamos que la obtención del título de la ESO era cuestión de
pasar un día entero haciendo exámenes y ya está, por lo que no
dedicamos tiempo a preparar la prueba, ni tan siquiera nos molestamos
en mirar cuál era el temario. 
Entregó todo lo
necesario para graduarse en High School con muy buenos
resultados por cierto y estábamos a menos de una semana de la
prueba. Fue entonces cuando imprimimos los exámenes de la última
convocatoria y alucinamos. Os cuento por qué:
Hay muchoooooooos mitos
en torno al homeschooling y a los homeschoolers. Mucha
leyenda. Gente que solo habla de lo fácil y
maravilloso que es. Muchas medias verdades. Muchos niños brillantes que solo cosechan éxitos y obviamente por detrás muchas madres brillantes. Por otra parte las familias terminamos
desarrollando mecanismos de defensa para hacer frente a tantos
ataques como recibimos y al final nos terminamos creyendo una serie
de fantasías que nada tienen que ver con la realidad. Léase: 

Que los niños
homeschoolers son especiales, saben muchísimo más que los
escolarizados, que en el colegio no se aprende nada, que el nivel de
los escolarizados en muy bajo, que a los niños educados en casa se
los rifan en las mejores universidades del mundo, que en el momento
que quieren se incorporan al sistema educativo y así un largo
etcétera. En Facebook, en Instagram, en los blogs de
familias homeschoolers es todo “ideal”. 
Redes sociales
versus realidad.
Volviendo al tema que nos
ocupa, lamentablemente yo también había caído en la trampa y
estaba absolutamente convencida que mi hijo sacaría la ESO sin
ningún problema.
Nunca hay que
menospreciar al “enemigo” por pequeño que sea. Las pruebas para
obtener la ESO por libre se realizan a lo largo de una jornada.
Consisten en un examen de ciencia y tecnología (matemáticas,
física, química, biología), otro de geografía e historia, otro de
lengua y literatura e inglés. 
Lo primero es que un
chaval que en su vida ha hecho un examen se enfrenta a una jornada
intensiva de exámenes, para los que no está entrenado por lo que no
tiene destreza ni picardía alguna. Exámenes clásicos y totalmente impersonales, tipo test, descuentan los fallos, no se permite el uso de calculadora. 
Lo segundo es que el ser
homeschooler no lleva aparejado el don de la «ciencia infusa». O
sea si te vas a presentar a una prueba tienes que saber como mínimo
cual es el temario y prepararte. Y tienes que cambiar el chip aunque solo sea durante el tiempo de la preparación: No se trata de aprender, se trata de aprobar y para ello tienes que demostrar a la persona que va a corregir ese examen que no te conoce de nada que lo sabes. 
Podemos estar o no de
acuerdo con lo que el sistema educativo quiere que sepas, pero eres
tú el que quieres incorporarte al sistema y el sistema te dice:

¡¡¡Me
importa un bledo que sepas latín, que hayas leído en versión
original a Cervantes, a Homero y decenas o centenas de clásicos, me
da igual que seas capaz de jugar con las matemáticas o la  física,  no me interesan los experimentos que has hecho, ni tus investigaciones!!!
Ellos quieren que les
demuestres ciertos conocimientos: los sabes apruebas, no los sabes
suspendes. Lógico ¿no?
Durante dieciocho años te has educado en libertad, has diseñado tu propio currículo y has seguido tus propios intereses. Y esos intereses casi con toda seguridad, no coinciden con los del MEC.
Nuestro hijo se presentó
a los exámenes en mayo y no aprobó. Sacó con buena nota el ámbito
de geografía e historia y también inglés pero suspendió el resto.
La realidad es que yo
entré literalmente en pánico, me sentí muy culpable por no haber
prestado más atención a los contenidos del MEC, veía así como en
diapositivas las horas “perdidas” leyendo en voz alta, lamenté
no haber utilizado los libros de texto que me regalaban y tiraba sin
mirar siquiera, lamenté haber sido tan ingenua y no exagero al decir
que me planteé escolarizar hasta al pequeño de tres años para que
no tuviera “lagunas” el día de mañana. Mi hijo al cual yo había
transmitido consciente o inconscientemente todos estos mitos que
mencionaba antes, quedó también en estado de shock y el
resto de la familia lo mismo.
Menos mal que en pocas
horas reaccioné y me di cuenta de que lo que había sucedido era
sencillamente lo único que podía suceder. Lo más razonable y
lógico dadas las circunstancias.
Una prueba de humildad
increíble…la necesitaba…
Total que haciendo de
“tripas corazón” le expuse todo a mi hijo y le dije: ¡¡¡Esto
hay que sacarlo en Septiembre!!! Claro que después de todo un curso
estudiando un montón, un interesante verano por delante, unido a la
decepción que había experimentado, la motivación era nula. Pero
había que sacarlo pues de otra manera siempre le iba a quedar a él
la sensación de ¡no lo pude sacar!, ¡no tengo nivel!, ¡no estoy
suficientemente preparado! y a mi una inseguridad tremenda de
haberlo hecho fatal.
Cogimos el temario ¡¡por
fin!!….un calendario con los días que tenía libres pues el verano
se presentaba lleno de actividades, viajes, voluntariados, monitor
de campamentos y demás. Distribuimos el trabajo y a estudiar cada
día un rato por las mañanas.
Mientras yo  planificando el curso de los pequeños, sin ninguna gana, con
sentimiento de fracaso y de mala madre, por lo que decidí darle un
giro radical a lo que habíamos hecho hasta ahora, llegando incluso  a comprar libros de texto. ¡¡¡Ahí madre y ahora no sé que hacer con ellos ja,ja,ja!!!
Salvador ha estado
estudiando durante todo el verano aproximadamente una hora u hora y
media diaria. Hizo algún examen pues han cambiado hace poco las
pruebas y había pocas en Internet. En septiembre se presentó  sin demasiadas ganas, ni esperanzas, pero esta vez lo ha
sacado todo con “notable” de media. Guauuuuu eso si que ha significado un «subidón».
La alegría del ahora es
indescriptible y la experiencia del suspenso pasado de un valor
incalculable pues me ha enseñado mucho. Lo siento por “mi
conejillo de indias” pero a mi me ha venido de perlas.
Ni todo es blanco como lo
había visto yo siempre, ni todo negro como lo veía este verano.
Está claro que con unas pocas horas de estudio es imposible sacar
una prueba como la de la ESO si no hay una base sólida, pues no es
nada fácil. Son los conocimientos de cuatro años de escolarización
y de todos los ámbitos. Las estadísticas dicen que en septiembre
aprueban menos del 2%. Para sacar la ESO generalmente la gente va a
clase durante dos años a escuelas de adultos y se van examinando
poco a poco. Y los chavales escolarizados pues ya sabemos. Cuatro
años de madrugones, horas y horas de clase, exámenes a mogollón,
deberes ni te cuento…o sea que no se lo regalan. De hecho hay un
número considerable de jóvenes que no llegan a sacarse la ESO, de
ahí los centros para adultos.
La conclusión que he
sacado es que nuestro hijo si tenía una buena formación y con unas
horas de repaso o de aprendizaje de aquellas cosas que nunca habíamos
visto, le ha sido suficiente para poder salir airoso. 
Aún así a raíz de esta
experiencia y de un verano entero pensando, he tenido la oportunidad
de reflexionar mucho sobre el homeschooling y he sacado algunas conclusiones que comparto con vosotros por si os sirven en
algún momento:
  • Conviene tener un
    plan B y un C y un D…Yo me había confiado en la homologación.
    Para mi era perfecto ya que nos permitía libertad absoluta en
    cuanto al currículo y por otro lado la obtención de un título
    homologable. Pero debería haber tenido en cuenta más planes en
    caso de que ese no saliera. A ver…si tu hijo está escolarizado el
    camino a seguir es más o menos predecible, pero haciendo
    homeschooling no hay camino hecho ni seguridad alguna más
    que en ti mismo y en el proyecto vital de tu familia.
  • A partir de cierta
    edad ir tanteando. Si el chaval lo tiene claro pues valorar los caminos
    para llegar a conseguirlo. Si no lo tiene claro (como es en el caso
    de mi familia donde pasamos en el mismo día de querer ser
    astro físico a mago ja,ja,ja…), entonces yo creo que lo más
    razonable es ir a por algún título. Puertas no le va a cerrar
    tenerlos y le puede abrir muchas.
  • Si el chico se va a
    presentar por ejemplo a una prueba para obtener por libre la ESO, o
    para un grado medio o un grado superior, tener en cuenta la edad
    mínima para cada una, tomarse un tiempo para ver en qué consiste,
    prepararla, hacer exámenes de otras convocatorias,con calma y que
    no os pille desprevenidos. Puede ser buena idea dejar unos meses sin
    otra ocupación que preparase. Si está matriculado en una escuela a
    distancia es posible graduarse con unos meses de antelación.
  • Equilibrio entre
    libertad de currículo para no perder la frescura, la esencia y lo
    auténtico del homeschooling y a la vez no desdeñar lo que
    marca el sistema educativo de tu país…al menos en cuanto a
    matemáticas y lengua. Como siempre nos puede ser de inspiración la
    sabiduría de los griegos: el término medio, el equilibrio.
  • Si decides
    escolarizar para obtener la ESO pienso que es más prudente  en 3º que
    en 4º de la ESO. En algunos centros no te permiten hacerlo en el
    último curso. Y sinceramente, si vas a escolarizar en esas edades «solo» por un título, piénsalo unas cuantas veces ya que quizá merezca la pena esperar unos años y no precipitarse a escolarizar justo en la  edad más vulnerable. Seamos pacientes, el  bambú tarda siete largos años en echar raíces y luego en solo seis semanas crece más de 30 metros. Nuestros hijos han estado toda su infancia echando solidas raíces y en la adolescencia empiezan a crecer en todos los sentidos ¡¡¡qué pena perdernos esa efervescencia por un título que si quieren se van a poder sacar más adelante!!! Hay vida más allá de la ESO.
  • En esas edades ya no se trata solo de lo que nosotros queremos, hay que tener en cuenta su opinión, estar atento a sus necesidades auténticas como hacíamos hace años con la lactancia a demanda o el sueño. Hay que dialogar mucho, porque ven que sus amigos ya están en la universidad y ellos van a tener que esperar o dar vueltas para llegar a lo mismo. También pueden querer ir al instituto sencillamente por estar con más gente de su edad y para socializar ya sabemos que hay muchas más opciones que los centros escolares, pero claro hay que proporcionarles encuentros y  actividades fuera del hogar. Nosotros quizá perdamos el norte (a mí me ha pasado) y olvidamos la bendición que ha significado el homeschooling para ellos, la familia y en definitiva la sociedad y solo vemos ante nuestros ojos como el burro: la zanahoria en forma de titulo. 
  • Podría seguir y seguir, pero el tema es complejo e inabarcable en un solo post. Por tanto se abre el debate al que estáis todos invitados.
Ahora mismo me siento
orgullosa y feliz. Después de la tempestad llega la calma. Entre
toda la familia decidimos que este año se lo tomase “sabático”
para discernir sobre su futuro,  estudiar idiomas (francés,
inglés y alemán) y  viajar a USA unos meses. Y se me olvidaba algo muy importante: este año me va a ayudar mucho con las ciencias de los medianos: matemáticas, física y química. A mí me supone un desahogo importante y él a parte de consolidar sus conocimientos practica la virtud de la paciencia. A lo largo de este
año iremos viendo «tranquilamente» como transcurre la homologación del título americano.
Es cierto que
prescindimos  del sistema para educar a nuestros hijos, que intentamos hacerlo en libertad, que nuestra prioridad son su felicidad, el respeto de sus ritmos e intereses  y puede
parecer contradictorio que luego nos importe un maldito papel. Y
seguramente sea absurdo. El mundo que durante siglos ha sido tan
predecible está cambiando de una manera vertiginosa. Cada día
surgen nuevas profesiones inimaginables hace tan solo diez años. Es
fascinante y a la vez produce vértigo. Cada vez son más las
empresas que desprecian los títulos y los máster. O sea que los
títulos no tienen por qué ser necesarios, pero es algo que a
muchos nos preocupa y también es bueno para nuestros hijos, para
nosotros e incluso la sociedad demostrarles que si se quiere, ¡¡¡si se
puede!!! aunque no sea fácil.
Y sin lugar a dudas, merece mucho la pena apostar por el homeschooling y si es posible y ya os habéis embarcado en semejante aventura ¡¡¡luchad para que  los últimos años los puedan hacer también en casa!!!
«Piensa con claridad, siente profundamente, madura bien»

Matthew Arnol


13 comentarios en «Obtención de títulos después del homeschooling»

  1. Paloma me ha encantado este post, porque habla de la realidad de la educación en casa. A veces León en los grupos de WhatsApp comentarios que parece que los niños que se educan en casa son los mejores y nos vendría bien una lección de humildad cuando hablamos asi. Madelen, la abogada vasca, dijo en la charla que dio en el encuentro de ALE este verano, que no deberíamos expresarnos en esos términos comparativos con otros niños que van al colegio. Eso no hace ningún favor a la causa.
    Me gusta cuando dices:

    En Facebook, en Instagram, en los blogs de familias homeschoolers es todo “ideal”.

    Redes sociales versus realidad.

    No hace falta ninguna frase más que añadir para explicar esto, ya lo has hecho tú muy bien.

    Muchas gracias por contarnos tu experiencia, con la dosis de realidad que necesitamos para tener los pies en la tierra.

    Y felicidades a tu hijo por no desanimarse y volver a intentarlo, a pesar del esfuerzo que supone hacerlo en tan poco tiempo y con tan buen resultado.

  2. Paloma, un post brillante!!! Una información tan necesaria por estos mundos de internet: realidad, humildad, sinceridad…. Está genial.
    Gracias por dejarme ser una pequeña parte de este post, pero lo que has contado tú vale tanto tanto más, que la simple enumeración que hice yo.
    Y sí, sé de sobre el pánico que se puede pasar en algunos momentos de la trayectoria, pero lo importante es llegar, y habéis llegado!!!! Felicidades a los dos !!!!

  3. Eztiur encantada de tenerte de visita por aquí. La verdad es que Madalen es una de las personas más sensatas que he conocido en este mundillo del homeschooling y ella ha soportado con muchaaaa paciencia mi crisis existencial ja,ja,ja…Madalen a parte de ser una mujer muy inteligente cuenta con la ventaja de que conoce perfectamente el homeschooling, a muchas familias…es algo así como una "confesora" acostumbrada a que muchos le contemos nuestros problemas. ¿Qué pasa? que está inmersa en el homeschooling, pero a la vez mantiene cierta distancia pues ella no ha educado a sus hijas en familia (de manera exclusiva). Por tanto es mucho más objetiva que los que estamos dentro y a la vez conoce realidades que no son precisamente de color de rosa.
    Al intentar demostrar al mundo que esto funciona muchas veces terminamos "exagerando" y "adornando" nuestras vidas y sobre todo la de nuestros hijos y al ser tan extraordinario todo…lógicamente hay muchas familias que no se sienten identificadas porque piensan: Yo soy normal, mi marido es normal, nuestros hijos son normales…no valemos para esto. El homeschooling debe ser para superdotados, madres fantásticas, padres increíbles…
    Poco a poco confío en ir desmitificando y que sea considerado por nosotros y la sociedad como una opción educativa más, con sus ventajas, sus inconvenientes…como la vida misma.

  4. Ahí Marvan, qué sencilla y humilde eres ja,ja,ja…Lo tuyo no era una simple enumeración, tu post está genial y el blog es una joya que ha servido y servirá de inspiración a muchas familias ¡¡¡No lo quites nunca!!!
    Dudé al publicar el mío porque siempre que es algo tan personal pienso: ¿A quién va a interesar este rollo? y luego resulta que me está escribiendo mucha gente por lo útil que les ha sido.
    Se me ha olvidado decir que está escrito con el permiso de mi hijo, estoy agradecida pues entiendo que a estas edades no te debe hacer mucha gracia que tu madre vaya contando tu vida ja,ja,ja…pero le dije que podía servir para las familias que vienen detrás y sin problema…Es un amor…
    Un beso maja y gracias porque tú también has soportado mis quebraderos de cabeza con infinita paciencia y sabiduría.

  5. Javier el examen de la ESO lo ha hecho hace unos días (septiembre 2018). El post está totalmente actualizado. Aunque hay una opción que ni Marvan ni yo hemos comentado y que sería acceder a FP básico a los 15.
    No obstante todo cambia muy rápido, aconsejo con tiempo ir mirando todas las opciones.

  6. Hola, chicas, me he ruborizado un tanto al leer los comentarios porque no soy tan brillante como parece. Sin embargo me gusta aportar un poco de tranquilidad cuando las familias se sienten angustiadas.
    Teneis algo que no pueden decir las familias que escolarizan y es que estais educando a kilometro cero, de modo ecológico, sin causar daños colaterales y como auténticas piooneas. No haceis daño a nadie y no mereceis los ataques de los que sois objeto. Por eso pecisamente, procuro dar pequeñas ideas para minimizar los ataques. Si hay algo que me duele es gente mal informada que escolariza, metiéndose y atacando a familias homeschoolers con criaturas a su cargo. Totalmente inaceptable. Un abrazo y ánimo.

  7. buffff…. GRACIAS!!!! No hay más palabras que agradecimiento… llevo tiempo esperando un post tuyo, y de Marvan jejeje así que al fin lo leo, y justo este tema!!!

    Es cierto que preocupa, a mi me queda trecho aún por recorrer (estamos solo a 2o de primária) y ya pienso en opciones…

    No tengo instangram, me resisto a ello, y creo que, como bien dices, sólo se habla de lo bueno del homeschooling o se idealiza mucho y esto hace que te sientas pequeñita cuando las cosas no van como uno planea, o la casa no está tan limpia como las demás… ¿en serio? ¿siempre trabajan tan concentrados? jejeje yo ya no caigo en ello pero me he dado un buen batacazo 😀

    Un abrazo fuerte fuerte! y que sigáis disfrutando del homeschool.

  8. Waooo Paloma…Llevo días queriendo leer este post! Y la verdad es que estoy de acuerdo con todo lo que explicas y con todo lo que comentan.

    Te envidio la forma de expresarte y de escribir, y pienso lo mismo de tu blog como el de Marvan que son joyitas que no debéis cerrar nunca.
    En mi caso con mis mayores siempre me he mantenido al margen por "ese miedo" que nos persigue cuando parece que hacemos algo en contra de toda la gente… y se me pasaron los años, y no he dejado nada escrito al respecto. (bueno nada nada no…pero comparado con vuestros post…)

    Que bien que lo ha sacado!!
    Yo en mi caso no aprobé y me lo saqué en una academia, pero si me quedó ese sentimiento de frustración, de que otros lo sacaban y yo no.

    Entonces para mis mayores por el miedo a que les pasara lo mismo buscamos otras vías. Pero es lo que comentas que con un poco de esfuerzo y de informarse de lo que piden no es nada inalcanzable.

    Que risa con los sentimientos que expresas de que empiezas a pensar que lo que has hecho no ha servido…y que con un libro de texto lo arreglamos todo!! jjaja

    Yo repito con sus hermanos a estar siempre preocupada porque no tendrán el nivel, que los de afuera saben mas.. Solo falta encontrarte con algún pariente y ver que los niños les dan 20 vueltas a los tuyos en cosas….uff soy un caso!!

    Me alegro mucho de verdad! y que cada vez lo podamos tener mas fácil.

    Felicidades al mozo!

  9. Esther qué maja eres, muchas gracias por tu comentario.
    Eso que señalas es importante: la posibilidad de sacar la ESO yendo a clases a un centro de adultos, siempre será más fácil que una prueba libre.
    Y el hecho de que nuestros hijos no estén suficientemente preparados yo creo que es la espada de Damocles que tenemos todos los padres y madres homeschoolers e incluso ellos cuando llegan a cierta edad. A los míos les pasa y he leído testimonios de chavales que se han educado en casa y siempre tenían la sensación de que los escolarizados sabían más. Por eso ha sido un "puntazo" que Salvador haya sacado esta prueba y con buena nota, por él, por los que vienen detrás y sobre todo por mi ja,ja,ja…
    Un besote.

  10. Muchísimas gracias por el post, porla información y por toda la intención que hay puesta en ello. Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices, aunque aún nohe llegado a esa fase. Nosotros hemos pensado mucho en escolarizar en contra de nuestra voluntad y la de nuestros hijos porque, efectivamente, el homeschooling no es perfecto y te sientes derrumbada, perdida y con la sensación de que hagas lo que hagas, nada funciona… Al final, después de mucho marear también a otras personas, me di cuenta de que es una elección más con sus pros y sus contras, pero que te sale del corazón 💓. Millones de gracias por compartir vuestra experiencia tan bonita y de tanto valor personal. 😘😘😘

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *