EL RELOJ DE BELÉN

Era una noche de luna.
Belén se puso de fiesta a la una.

Ha nacido el Niño Dios
y le he visto en el portal a las dos.

Y el ruiseñor del ciprés
se puso a cantar al Niño a las tres.

Y la mula hizo teatro
para divertir al Niño a las cuatro.

Y el camello daba un brinco
por llegar hasta Belén a las cinco.

Y los Reyes que no veis
van a venir al portal a las seis.

Yo le compraré un chupete.
Y se quedará dormido a las siete.

Yo le llevaré un bizcocho.
Y se lo dará la Virgen a las ocho.

Yo, un paraguas por si llueve.
Y lo tendrá en el portal a las nueve.

Yo, un balón y un ajedrez
para que juegue conmigo a las diez.

Yo, un anillito de bronce
para que lo ponga en su dedo a las once.

Y yo, si no me conoce,
le diré que soy su amigo a las doce.

Ana Mª Romero Yebra «Los poemas de Pillo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *