«1001 libros infantiles que hay que leer antes de crecer»

Nuestras
visitas a la biblioteca han cambiado de una manera drástica en estos
meses. Durante los últimos años eran más o menos relajadas. Cada
uno se iba a su rincón favorito a leer lo que le gustaba y yo podía
hacer lo mismo, aunque generalmente invirtiese el tiempo en buscar
libros para los chicos.
Ahora
por fin, vuelvo a entrar en la zona infantil, nada más traspasar el
umbral de la puerta se me van los ojos a todas las estanterías
cargadas de libros y quiero ojear éste y éste y aquél…entonces
dejo a Yago en el suelo rodeado de cojines, muñequitos, cuentos de
esos de tela blanditos para bebés…y yo me lanzo a explorar por los
estantes pero en pocos minutos el pequeño explorador, se ha fugado y
está encaramado a cualquier estantería y tirando al suelo y a una
velocidad vertiginosa todos los libros.
Entonces
es la primera vez que tienes que dejarlo todo, después de comprobar
si el bibliotecario te está mirando…que efectivamente te está
mirando con muy mala cara (comprensible, por otra parte ja,ja..) Vas,
pones cara de circunstancia y una tímida sonrisa, coges al niño,
recoges todo el estropicio con el niño en la cadera, que va agarrando los
libros más altos a los que antes no llegaba…Te alejas, el bebé se
pone a llorar porque le has estropeado la diversión, te sientas, le
das teta para que se tranquilice y de paso puedes ojear alguno de los
libros que te dio tiempo a coger al vuelo, pero en seguida el bebé
quiere libertad, le vuelves a llevar al agradable rincón con cojines
y libros blanditos (que no les gustan nada) y vuelta a empezar….
Hasta
que a la media hora decides salir pitando de la biblioteca, más que
nada para evitar que al bibliotecario (que no te quita ojo, aunque
haga como que lee) le de un paro cardíaco.
O
sea, son excursiones muy «divertidas», aunque más que ir a
realizar una actividad intelectual, te sientes como si hubieses
estado en el gimnasio…Pero el viernes además de divertido y
movidito fue uno de esos días que salí radiante de felicidad pues
me traje un tocho para casa que es una gozada:
1001
libros infantiles que hay que leer antes de crecer”
, de
Quentin Blake y Julia Eccleshare. En su interior encontramos
1001 reseñas de libros de diferentes países y épocas, ¡¡¡Con lo
que a mi me gustan las listas!!! 
La pena es no haberlo descubierto
antes, aunque ahora mismo tengo un niño en cada franja de edad, o
sea que tampoco me puedo quejar. En cada sección los libros
aparecen de más antiguo a más moderno, por lo que realizas un
maravilloso viaje por más de un siglo de historia de la literatura
infantil. Además tiene muchas ilustraciones con las
portadas de las primeras ediciones de los libros. Y otra cosa que me
gusta y eso que apenas me ha dado tiempo a echarle un vistazo super
rápido es que en cada reseña de un libro te presenta dos o tres
libros con temáticas similares pero de otros autores. Eso si…me está resultando un
poco frustrante, pues después de 15 añoooooos leyendo en voz alta
sin parar te das cuenta de lo poquito que has leído y el amplio
universo por descubrir que hay. 
Por cierto, el otro día leí no
se donde
,
que leer en voz alta era bueno para prevenir el Alzheimer y me dio
una alegría ja,ja…

6 comentarios en ««1001 libros infantiles que hay que leer antes de crecer»»

  1. Es cierto que al ver tu post me suena haberlo leído. Lo que pasa es que no debí hacerle mucho caso pues estaba muy reciente lo de Kai y dedicaba mis pocas energía a otras labores…
    Por cierto, ¡¡¡hoy hace 5 años!!!

  2. A mí también me gustan las listas de libros¡Le hago mas caso que a la lista de la compra!jajaja. Siempre se encuentra muchas lecturas pendientes e interesantes que nos gustaría leer.

  3. Soy Pau.
    La lista de libros que menocionas 1001 libros antes de crecer, yo ya me he leído algunos libros y me han gustado todos los que caían en mis manos, mis favoritos estan: Manolito Gafotas, Matilda..y la Historia Interminable, la vuelta al mundo en 80 días, mujercitas, el tesoro de la isla..y los cinco, los siete secretos, Peter Pan, etc..inculso los hermanos Grim, etc..
    He leido muchísimos libros que han marcado mi vida, y nunca me canso de leerlos una y otra vez.
    Soy bastante fanatico de los libros antiguos y de antes, así que he tenido suerte de leer cualquier libro que me regalaran.
    y Adoro personajes que ya nadie los lee, por ejemplo está el Pequeño Nicolás, Zipi y Zape que son gemelos en forma de cómic.
    y hay muchísimos más.
    y también tengo que decir, soy muy fan de aventuras, fantasías, etc..
    Un saludo grande, y espero que te sirva, porque cualquiera sirve para todas las edades.

  4. Todos los libros que mencionan los han leído mis hijos o los hemos leído en voz alta. Mujercitas también les gustó mucho. Y Zipi y Zape yo pensaba que se seguían leyendo porque en casa son de los preferidos (mucho más que Mortadelo y Filemón). El que nunca les ha enganchado es Manolito Gafotas. Y de Enid Blyton han leído también todo. Y El Pequeño Nicolás también les encanta.
    Mi hijo mayor lee muchos clásicos, ahora mismo está con Dumas. El segundo ya es más complicado y exigente con los libros y a los demás les leo yo en voz alta (bueno y a los mayores todavía)
    Ahora estamos leyendo la Iliada y David Copperfiel. Ambos en versión original (no les leo casi nunca versiones infantiles)
    Es una gozada que sean amantes de los buenos libros. Me alegro encontrar chicos jóvenes como tú que siguen leyendo libros clásicos.
    Me imagino que también te gustarán Tolkien y Lewis.

    Un abrazo y gracias por comentar.

  5. (Pau)
    Los libros que dices, esos clásicos siempre han sido mis favoritos, mucho más que los actuales de ahora nunca me llaman la atención a menos que sean tipo clásicos como yo he dicho.
    Lo de Manolifo Gafotas siempre me ha fascinado porque yo de pequeño me identificaba a menudo con el personaje y le cogi un gran cariño a estos libros, y la primera vez que que habia visto la película tenia 8 años y luego pedí los libros por mi cumple, casi doy un bote de alegría cuando los abrí, no me separé de ellos durante años, los llevaba a todas partes.
    y que decir de Zipi y Zape eran los gemelos más traviesos que he leído, todavía sigo leyendo, pero esos los leía ya desde que tenia 4 años aunque no supiera leer pero les seguía por la expresión facial y me los explicaban a modo de cuento.
    los clásicos triunfan muchísimo para mi, y algunos que ya les he ido regalando a mis primos más pequeños, a ver que tal les gusta, si no pasa nada.
    Lo de las versiones infantiles, algunas si he leído pero siempre eran tipo elaborados como para mas mayores, así lo prefería.
    desde que recuerdo que siempre pedía libros que me gustaran que tuvieran personajes con frases y cosas así.
    Un dato curioso, es que en mi familia se lee mucho, porque parece que a todos nos gusta leer tanto, hasta los más pequeños también les gusta, y siempre solemos regalarles libros, en vez de juguetes porque los juguetes apenas duran meses y se olvidan. yo diría que es el mejor regalo que le pueden hacer a un niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *