15 COSAS QUE HE APRENDIDO EN 15 AÑOS HOMESCHOOLING

Me gustó la idea de Marvan, así que ahí van: 

  • Que
    en su día perdí mucho tiempo buscando la escuela ideal. Cuando nació mi
    hijo mayor yo era una persona “normal” y pensaba incorporarme al trabajo
    tras los cuatro meses de baja de maternidad. Por ello dediqué tiempo y
    energía buscando la guardería ideal y más tarde el colegio ideal.
    Obviamente no encontré ninguno de los dos…
  • No
    merece la pena invertir demasiado tiempo haciendo tantos materiales para
    los niños. Cuando tenía dos o tres niños muy pequeños y ya estaba decidida
    por el homeschooling pasé muchas
    horas haciendo materiales (la mayoría de los cuales nunca utilizaron) Al final lo más sencillo suele funcionar. 
  • También
    dediqué mucho y preciado tiempo buscando el método «perfecto» para que
    aprendiesen a leer, para que aprendiesen a escribir, para que aprendiesen
    matemáticas etc…
  • No
    perdería tanto tiempo escribiendo en el blog ja,ja…Voy escribiendo según
    me sale y parece que lo que más siento es el tiempo que he perdido y de
    alguna manera les he robado a ellos. Mi relación con el blog, los blogs
    más bien, siempre fue de amor – odio. Escribir me ayudó a tener mi círculo
    virtual, me sirvió para no sentirme tan sola, para aprender un montón,
    para relajarme, pero también es cierto que en ocasiones me robaba horas de
    sueño. Ahora que me meto en la cama con Yago a las 10 y no salgo hasta el
    día siguiente, me doy cuenta de lo bien que me habrían venido esas horas
    para descansar, pero…demasiado tarde.
  • Estoy aprendiendo a no agobiarme cuando veo que a mis hijos les faltan ciertos conocimientos. He podido comprobar que los niños aprenden lo que tienen que
    aprender cuando les llega su momento. Y que pueden aprender en
    unos meses todo lo que “se supone” que aprende un niño durante la primaria
    e incluso los primeros años de la secundaria. ¡¡¡De verdad!!!
  • Estoy aprendiendo a ser flexible, no hay que  apegarse a  un método, a unos libros, a unas maneras
    de hacer las cosas.
  • He
    aprendido a ser más humilde. Mis hijos destacan en todo aquello que yo no
    les he enseñado. De hecho soy licenciada en filosofía y si les preguntas a
    cualquiera de ellos te dirán poniendo cara extraña algo así cómo:
    ¿filo…qué? No saben ni lo que es…Lo bueno es que a pesar de tener un «ceporro» por madre, aprenden.  Aprenden «a pesar de nosotros».
  • He
    aprendido (estoy en ello) a convivir con una casa que no tiene nada que
    ver con una casa normal. El salón está lleno de estanterías, colmadas de
    libros, de actividades a medio terminar o terminadas, de materiales, de
    botes llenos de todo tipo de guarrerias, de restos de comida. Los libros
    ya no solo están por las estanterías también por el suelo, por debajo de
    los sofás. Absolutamente nada que ver con esos salones con sofás blancos,
    impolutos, que salen en las revistas de decoración con niños impecables,
    peinados… o sea nada que ver. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Si viese las imágenes un extraterrestre,      pensaría que se trataba de dos cosas totalmente diferentes. Y lo del salón
    se puede extrapolar a cualquier otra zona de la casa, a cualquiera…
  • Esto
    es muy interesante pues he aprendido (a la fuerza ahogan) a concentrame en
    medio del ruido. O sea yo puedo estar en casa, rodeada de los cinco e
    incluso mi marido, todos hablando y NO los oigo. Increíble pero cierto. A
    veces llaman por teléfono y el interlocutor me pregunta: ¿qué pasa en tu
    casa? Y le digo naaaada ¿por qué? Ah!!! Por el ruido que hay, que follón
    ¡¡¡cómo puedes hablar!!! Y no solo puedo hablar, puedo planificar,
    escribir,  leer…
  • He
    aprendido que con niños, al menos con niños homeschoolers ja,ja…se puede
    ir a cualquier sitio.
  • El
    homeschooling tiene muchas cosas buenas, pero si tuviese que destacar dos
    serían: la socialización, los niños son muy, muy, muy sociables. Esto
    también es de verdad. No tienen problemas para relacionarse con niños
    mayores, menores, con abuelos. Siempre lo has leído pero cuando con el paso de los años ves que es absolutamente cierto, te encanta…Y otro punto fuerte es la frescura, me
    explico: Están tan relajados y son tan inocentes, que cualquiera que venga a contarles algo , al menos su actitud “a priori” es de escucha, de
    atención. 
  • He
    aprendido a darme cuenta cuando no puedo seguir acompañándolos en su
    aprendizaje y he de delegar en alguien que sabe más. Esto ha sido
    fundamental.
  • No
    se todavía bien por qué, pero es obvio que algo debe tener el homeschooling que tantas familias
    se lo plantean, empiezan y tan pocas perseveran a lo largo de los años. Al menos en
    España.
  • Es
    difícil educar en familia cuando atraviesas por momentos duros. Pero como en la vida todo se compensa, he podido comprobar que en esas épocas en las que no puedes ocuparte tanto de la formación intelectual de tus hijos, paradójicamente al estar ellos más libres y aunque aparentemente hay más caos, es cuando realmente florecen, surgen muchos más proyectos, aficiones, etc…Y pasada la tormenta se puede observar que no ha sido tiempo perdido sino todo lo contrario.
  • Educar
    en familia es la opción más económica que existe. Si no nunca podríamos
    haber tenido una familia numerosa.
  • De la educación en familia te tienes que enamorar, enamorar perdidamente. Así sabrás que aunque no es la panacea, te gusta, te gusta, te gusta…y estás dispuesto a seguir jomesculeando por lo menos, hasta que los niños se vayan de casa.

Me han salido más de quince pero no importa…espero seguir algún año más ja,ja…

19 comentarios en «15 COSAS QUE HE APRENDIDO EN 15 AÑOS HOMESCHOOLING»

  1. Jaja,Paloma me he reído con algunas cosas¿Qué eras una persona normal?jaja, ¿Ya no lo eres?…
    Hay cosas que las etiquetas como características del homerschooling y yo creo que son educativas en general para cualquier persona ,por ejemplo, que tus hijos escuchan a las personas mayores,abuelos,etc, eso es algo imprescindible que hay que enseñar a cualquier niño ,lo que sucede mucho porque yo lo veo, que los nietos no van a ver a los abuelos viviendo estos incluso cerca, hay mucho desapego familiar y eso trae como consecuencia que no se considere a las personas mayores.
    En cuanto a que los niños viajan a cualquier sitio ,¡Si yo te contara! ,creo que es a lo que acostumbres al niño,independientemente si va al colegio o estudia en casa. Los míos han zapateado ciudades e islas lejanas desde la barriga hasta en sillita ,que era la única mamá que iba en las excursiones y todo el mundo me decía ¡Cómo resiste El Niño!,jaja. Pero para nosotros viajar es una fuente de aprendizaje inmensa.
    Coincido contigo en lo del orden, ¡Cómo yo era! También me he flexibilizado y con ello el aprendizaje sin dudas es mucho mejor, y ¡Para los libros siempre hay lugar! Y si no se hace una torre preciosa con ellos y sirven de patas para una estantería.
    Un abrazo!!

  2. Lo de "normal" no se ja,ja…Yo si me veo normal, lo ponía de broma como el resto del post. Claro, no son características exclusivas del homeschooling, faltaría más…pero yo hablo de lo único que conozco. Un abrazo.

  3. Buenísimo el post Paloma!! Me alegro de que te hayas decidido también.
    Coincido realmente con todos y en algunos me reconozco realmente al 100%!!
    Venga, a por los otros 15 años. Tú sí que puedes jajajaj!!
    ¿Te imaginas: 30 cosas que he aprendido en 30 años de homeschooling!!!!

  4. Gracias Paloma por este post tan bonito, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has escrito, excepto lo del ruido, en mi casa somos muy tranquilos, no aguanto el ruido, incluso nuestro perrito lo sabe y nunca ladra 😉

    Leyéndote echo más aún de menos el homeschooling, porque es precioso, porque es compartir cada momento con tus hijos…

    Gracias ☼
    Isa, Maxime & Alex (Homeschool Sweet Homeschool)

  5. Hola Paloma.
    Qué interesante todo lo que cuentas y creo que en tu caso importa mucho también esa preciosa familia numerosa que tienes. Yo sólo tengo un niño y nunca puede ser lo mismo.
    Leerte da mucho ánimo, sobretodo cuando Marvan y tú dais una imagen tan real, nada que ver con las fotos posadas.
    Lo que opino es que el homeschooling necesita una implicación muy, muy grande que quizá lleve a quitar tiempo de otras cosas. Puede ser por eso que algunas personas se echen atrás después de probar. Pero qué bonito vivir en primera persona esos avances de nuestros hijos.

  6. Maribel me ha alegrado tu comentario por lo de que damos una imagen real. A veces cuando echo un vistazo al blog lo veo como demasiado bonito o ideal y pienso que la gente se puede llevar una imagen equivocada, como muy idílica. Pero mi intención es que muestre más o menos la realidad. Lógicamente siempre tiendes a mostrar la cara más bonita y como encima somos madres y estamos enamoradas de nuestros hijos pues a ver…
    Personalmente pienso que al tener una familia numerosa, es más fácil hacer homeschooling. Más trabajo, más estrés pero más sencillo que un hijo único. Aunque tener solo uno también tiene sus ventajas, yo creo que a los míos alguna vez les gustaría ser únicos ja,ja…y se de familias que hacen homeschooling con uno y les va fenomenal…es como todo ¡¡¡depende de tantas cosas!!!
    Un beso.

  7. ¡¡Impresionante Paloma!!

    Realmente creo que estas en el nivel EXPERTA.

    Gracias por no cansarte de escribir 🙂

    Cariños inmensos,
    Ipe

  8. Hola Paloma. Me ha encantado tu entrada y me he sentido muy identificada en general. Sois una familia estupenda y vuestros hijos son el fruto de una educación cuidada donde prima el amor y el respeto por encima de todo…. y el salón desordenado ¿a quién le importa? suerte que no tienes un hijo mayor que va diciendo : " la casa está hecha un desastre y son todo cosas vuestras" jajajajaja
    Un abrazo
    Esther

  9. Me encantó todo… coincido en todo el tiempo que pasé pegada al ordenador con los blogs, buscando la compañía virtual… hoy por hoy, me centro más en la real!

  10. Paloma,cuando dices "he aprendido a darme cuenta cuando no puedo seguir acompañandolos en su aprendizaje y delegar en otra persona"te refieres a su interes por algo que tú deeconoces?alguna clase especisl?
    Muchas gracias y felicidades por tu bella famiia

  11. Teresa me refiero a clases particulares. Con mi hijo mayor llegó un momento en el que no "podía" seguir enseñándole ciencias. Tenía que empezar con física y química y la verdad es que no sabía por donde cogerlo. Este es el segundo año que tiene un profesor particular (1 hora a la semana) pero que es suficiente para que le explique. Es una maravilla pues además él tiene aptitudes y si se hubiese quedado conmigo no le habría beneficiado en absoluto. Si tuviésemos más recursos económicos le proporcionaría buenos profesores para todo.
    Un beso y gracias a ti por comentar.

  12. Gracias Ipe, la verdad es que esto de los blogs parece que está parado, pero a mi me gusta seguir escribiendo de vez en cuando. Experta, experta….no se ja,ja…Un beso para ti y Juan Carlos.

  13. Esther lo de la casa es "desbordante", yo a veces me voy a dar un paseo para olvidar ja,ja…Mis hijos no dicen nada pero mi marido si…A veces llega de trabajar y dice: ¡¡¡Todo el día 6 personas en casa y todo hecho un desastre!!! En fin…
    Un besito y bienvenida a la blogosfera.

  14. Estoy ahora mismo escribiendo uno como el tuyo este, pero el mío no es ni la mitá, ja ja ja, es seis cosas que he aprendido en seis años de homeschooling.

    Tus palabras me llenaron de cariño.

    Yo os he echado de menos también, pero volvemos, eh?

  15. Gracias. Empezamos a educar en casa en octubre del año pasado. Primero era muy organizada, horarios, materias…, mis hijos estaban igual que en el colegio. Con miedo, empecé a dejarles a su aire, con algunas rutinas, scouts, baloncesto, biblioteca. Empezamos a cultivar, cursos de horticultura, y tenemos un huerto. Ahora vamos a tiro con arco, y hemos hecho algún viaje los tres, en coche, hasta de dos semanas. En todo este tiempo no han estudiado nada de lo que deberían, nada. Aunque leen muchísimo, viajan, cultivan…, tengo la sensación de que lo hago mal. Que debería ser más disciplinada con ellos, que debería obligarles a estudiar. Pero los veo tan libres, tan felices. Primero pensé que apretariamos cuando llegasen los examenes libres, después que lo haríamos el año proximo, ahora es que me da igual. Me da miedo ser demasiado relajada con su educación. Pero tu post, me ha dado ánimo. Creo que el camino y el estilo es el que debe ser, pero estoy siempre tan preocupada. No saben lo que deberían saber en el colegio, cuando lo necesitan lo aprenden, preguntan ponen mucho interés, pero sólo si lo necesitan. No saben "cosas" del colegio por su edad, 8 y 11, pero saben de otras cosas. Cómo cultivar, tirar con arco, historia (les encanta leer), sobre nutrición sana, cocinar, saben cambiar una rueda, salir de una zanja de arena con piedras, nos pasó en el desierto de Atacama, y salimos con un camino de piedras… o sea saben otras "cosas". Y sobre todo son felices. Tu post me ha dado muchos ánimos. Gracias de corazón. Mónica

  16. Hola Mónica. Según tengo entendido es muy normal vuestro proceso. Las familias que desescolarizan al principio suelen imitar el colegio pues al fin y al cabo es lo único que todos conocemos y lo único que hemos vivido. Luego poco a poco nos vamos desescolarizando, viendo crecer a nuestros hijos libres y felices…aunque siempre nos acompañan ciertos miedos. Y es lógico porque los chavales que van al cole pasan muchas horas sentaditos, estudiando de una manera formal y viendo a los nuestros a su aire, pensamos que se puedan quedar "atrás" pero al final los nuestros se ponen al día con poco esfuerzo cuando están maduros y lo necesitan (de la misma manera que nosotros adultos aprendemos lo que necesitamos sin ningún problema) Y por otro lado las vivencias que han tenido de otro tipo como las que tú cuentas, son insustituibles y forman parte de su bagaje para toda la vida. Me alegro que mi experiencia te haya podido ser de ayuda.
    Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *