LOS LIMONES FLOTAN

Podemos comprobar que los limones flotan(excepto si les quitamos la piel). Ponemos un limón en agua y observamos que navega contento por la superficie. Entonces es más ligero que el agua. Mondamos el limón, le quitamos su chaleco salvavidas (pues su piel está llena de miles de diminutas burbujas de aire) y se hunde ya que la pulpa que queda es más densa que el agua. Un experimento sencillísimo para hacer en familia…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *