¿Por dónde empiezo?

De un tiempo a esta parte
me escriben muchas mamás y algún papá con niños pequeños, que
se plantean hacer homeschooling con ellos en un futuro. Y
siempre me comentan sus dudas (las que hemos tenido todos), sus
miedos, y sobre todo la pregunta del millón es: No tengo ni idea de
por donde empezar.
No os puedo contestar a
todos uno por uno, porque entonces tendría que dejar de hacer homeschooling,
a lo mejor algún día cuando todos mis hijos sean mayores puedo
dedicar más tiempo al mundo virtual. Se me ha ocurrido contaros por
aquí lo que yo haría si volviese a empezar.
Ya se que es fácil
decirlo con un hijo de casi 17 años, cuatro hermanos más pequeños
y ese porrón de años de experiencia a mis espaldas…Pero yo
empezaría relajándome y disfrutando de mis hijos en este preciso
momento. Si estamos hablando de niños menores de 6 o 7 o incluso 8
años me ocuparía prácticamente de eso, de disfrutar del momento y
de sus infancias. Y mientras tanto ir informándoos de todo lo
relacionado con esta opción educativa en vuestros países. Es
importante el tema legal, la obtención de títulos en un futuro, la
posibilidad de escolarizar en un momento dado etc…
Cuando mis hijos eran muy
pequeñitos yo leía mucho, intenté leer todo lo que había
publicado en español sobre homeschooling, escuelas
alternativas, crianza con apego. Dediqué mucha energía a ello.
Ahora tenéis la ventaja de que en Internet hay un montón de blogs
que antes no existían, que recogen la experiencia de años. Y además
lo bueno de los blogs es que cada familia tiene su
personalidad, su manera de educar, de acompañar a sus hijos. Hay
blogs de familias con un hijo, otras de familias numerosas,
familias que tienen niños con necesidades especiales. Yo creo que es
de lo más enriquecedor, porque es algo real. Suelen estar escritos
por las madres, que solemos ser las que nos ocupamos en la mayoría
de los casos de la educación de los niños. O sea no es el típico
libro, escrito por un especialista (por supuesto varón), que habla
de niños sentado cómodamente en su despacho mientras su mujer en
casa cría a sus hijos, o los cría un especialista en una escuela
infantil. No,son blogs que pueden mostrar muchas veces el lado
más bonito de la balanza, pero que están escritos con
interrupciones, niños alrededor, la comida que se quema, la lavadora
que hay que tender, la ropa que hay que doblar, el bebé que pide
teta.
Respecto al ¿Cómo lo
voy a hacer? También os aconsejaría que os relajarais porque
frecuentemente las cosas no salen como te esperas. Puedes ir
haciéndote una idea de como te gustaría educar a tus hijos (más
que nada porque si las cosas salen bien puede ser tu ocupación
durante ¿20 años?) Para que os hagáis una idea yo llevo “a lo
tonto” casi 17 y me pueden quedar otros tantos. Y digo a lo tonto
de broma, ya que jamás me imaginé que llegaría tan lejos. Y es
importante sentirse lo más cómodo posible y lo más feliz pues es
lo que vamos a transmitirles a ellos y os aseguro que no es nada
sencillo.
Hay mamás que se
empiezan a formar en diversas metodologías, se empapan de Montessori
(que está super de moda), hacen cursos, etc…Digo lo de que las
cosas no suelen salir como te esperas porque cada niño es un mundo y
a lo mejor al tuyo pues ni Montessori, ni Waldorf, ni nada de nada.
Necesita otra manera…
Yo cada día soy más
partidaria del homeschooling minimalista. Hace unas semanas
hablaba de ello Madalen en su blog y me inspiró mucho. Menos
materiales, menos cursos, menos rollos, al final lo que los niños
necesitan es a nosotros. Nuestra atención, nuestra dedicación,
nuestro amor. Siiiii, ya sabemos que lo tienen, pero muchas veces no
tenemos tiempo que demostrárselo porque tenemos demasiadas
ocupaciones extras. Me acuso de ello ¡¡¡eh!!!
Por eso os digo, que
penséis en el futuro pero sin agobiaros porque nadieeeeee sabe lo
que puede pasar en tanto tiempo. En muchas ocasiones hay niños que
piden ir al colegio, no lo entiendo, pero sucede y mucho. Pueden
cambiar las circunstancias de la vida, problemas económicos,
problemas de salud, separaciones…La vida da tantas vueltas buenas y
malas que hay que estar un poquito preparado para los vaivenes que
van a venir si o si. Por ello yo siempre recomiendo tener en mente un
plan B.
¿Qué quiero decir? Que
aunque eduques en casa y estés encantado, ten un poco previsto: ¿y
si mañana tengo que escolarizar?
Por eso yo también
recomiendo a partir de cierta edad, pongamos los 6 años que es
cuando empezaría la obligatoriedad de escolarizar en España, que
los niños tengan el nivel que tienen los que van al cole.
No os asustéis porque
eso es sencillísimo (al menos casi siempre). En mi caso siempre he
intentado que aprendiesen a leer a una edad razonable y nunca lo he
logrado, lo cual ha sido un sin vivir. Y desde luego no para ellos,
un sin vivir para mi. Un niño sano no necesita para NADA saber leer
con 9 años. Para NADA…pero imaginaros que por un motivo X tienes
que escolarizar a ese niño de hoy para mañana pues lo que va a
sufrir es mucho, porque en el colegio todos los niños aprenden
muchísimo antes a escribir y a leer. Aunque no entiendan lo que
leen, pero técnicamente son lectores. He conocido casos de niños
analfabetos con esas edades que han sido escolarizados en escuelas
libres y lo han pasado fatal. Aún así las posibilidades de que tu
hijo aprenda sobre los seis años si te esfuerzas minimamente son
grandes, pero os cuento mi caso para que veáis que a veces por lo
que sea no es tan sencillo.
Hace muchos años leía
que en realidad si quieres educar a tu hijo en casa tan solo
necesitas: Tener ganas, querer hacerlo, saber leer y escribir y las
cuatro reglas básicas de matemáticas.
Y estoy totalmente de
acuerdo. En realidad es también lo que necesitan los niños en los
cursos básicos (por no decir durante toda la primaria e incluso los
primeros de la ESO). Señores, los niños en España tienen un nivel
ridículo, por favor….tantos libros de texto (absurdos, llenos de
erratas), tanto material escolar, tantas extraescolares, tantos
deberes y los niños y los adolescentes y los jóvenes son en su
mayoría analfabetos funcionales. Mis hijos mayores muchas veces me
dicen: Pero mamá los chicos que van al instituto tienen que saber
más, si estudian muchas más horas, tienen más libros y aún así
suspenden y yo les digo: que noooooo, que no saben más, que no todo
lo que viene en el currículo lo saben. Una cosa es lo que figura y
otra es lo que realmente han aprendido y hablo de aprender bien, no
memorizar para un examen como un loro (lo que hemos hecho todos ¿o
no?)
El resto, lo van a
aprender de manera natural. Si estamos pendientes, tienen acceso a
buenos libros, museos, documentales y sobre todo nuestra atención y
escucha, aprenderán en pocos años mucho más que lo que aprendimos
nosotros durante tantos años de escolarización. Y no os preocupéis
que no tenéis que ser enciclopedias con patas, que para eso están
las bibliotecas y hoy día Google. Cuando son mayores casi seguro
habrá que ir recurriendo a algún profe particular, pero eso lo
iremos viendo.
Respecto a la obtención
de títulos, es algo que cambia tanto que lo suyo es ir informándose
según lo necesitemos. Ya sabéis que yo matriculo a mis hijos en
Clonlara. Pero lo hago tan sólo en los cuatro últimos cursos, para
intentar la homologación del título que obtienen en USA. Hay
familias que prefieren matricular a sus hijos desde los primeros años
para tener una guía, pues fenomenal. Si te lo puedes permitir
económicamente y te sientes más seguro, adelante. Mi experiencia
en Clonlara independientemente de que obtenga o no la homologación
de los títulos de mis hijos ha sido excelente. Lo de la homologación
no tiene nada que ver con la escuela se trata de un problema de
España, que ahora mismo se está pidiendo que se demuestre que el
estudiante ha residido en el país. Además la tutora de Salvador en
Esther Quilés (la mamá que está detrás del blog  «En las alas
del Aire») que es amiga, compañera de fatigas y una excelente
persona.
Por otra parte, hay una
escuela Educandis que dirige otra buena amiga (madre de dos jóvenes
homeschoolers) y estoy segura de que funciona estupendamente. También
hay asesoramiento y apoyo para familias que educan en casa.
Os podéis informar en
una u en otra o mejor en las dos, para poder comparar y seguro que os
ayudan un montón.
He escrito esta entrada
con el bebé de la casa en brazos mientras dormía su siesta y es lo
que me ha ido viniendo a la cabeza, no se si habrá servido para algo
o os habré liado más.
De todas las maneras
aprovecho para meter una cuña publicitaria ja,ja…y deciros que en
mi libro “Pequeños pasos” hablo de todo el proceso que vivimos
desde la concepción de  nuestro primer bebé hasta ahora
mismo. Y que conste que no lo teníamos tan claro como muchos de
vosotros, que éramos menos las familias que nos decidíamos a educar
al margen del sistema, más raritos todavía, que se conocía menos
el homeschooling. Vamos que algo de camino se ha recorrido. Os
puede servir de inspiración, hay mucha bibliografía, ideas de como
enfocar los años de infantil, los  de la secundaria, la
adolescencia. Si queréis echarle un vistazo está a la venta en
Amazon o a través de mi correo y os lo mando dedicado y con un marca páginas muy chulo.
Ahora estamos en la
temporada de sembrar las pequeñas y delicadas semillas ¿qué
hacemos con ellas? Elegimos la mejor tierra, las ponemos en pequeños
recipientes, las sembramos con mimo, las regamos con mucha
delicadeza. Están en un lugar resguardado del sol, del aire, del
frío, de los pájaros, a poder ser refugiadas en un invernadero.
Cuando empiezan a salir las primeras hojitas y ya tienen algo más
de fortaleza, las trasplantamos a una pequeña maceta y las seguimos
cuidando mucho pero ya las vamos dejando al aire libre. Es preciso
que les vaya dando el sol y el aire para fortalecerlas. Cuando están
preparadas y nunca antes, se trasplantarán definitivamente al
huerto. Habrá tormentas, lluvias más o menos fuertes, vientos,
alguna granizada de estas fuera de temporada, pero aguantarán bien
porque tuvieron el mejor comienzo y fueron mimadas durante sus
primeros días de vida. Sus raíces son profundas, sus tallos duros.
Los seres humanos necesitamos algo más de tiempo que las plantas,
pero a diferencia de ellas nosotros podemos llegar a volar.
Esto es para mi el
homeschooling. ¿No es una maravilla?
 Es cuestión de paciencia y amor que
estas pequeñas plantas den tomates.

4 comentarios en «¿Por dónde empiezo?»

  1. Muy útil, Paloma, para las mámás que empiezn, y así no tienes que dejar de hacer homeshcooling para contestar a todas, jajajajaja

  2. Gracias por tus palabras. Tus seguidores te las agradecerán, las familias q dudan te las agradecerán, EDUCANDIS te las agradece. ¡¡¡17años más!!!! Jajaja Besitos a la tribu.
    – me está encantando tu libro- lo recomiendo a todo el mundo.

  3. Muy buen articulo, Paloma. Coincido contigo. Me animas a quizá escribir mi versión de por dónde empiezo. A mí también me envían emails de seguido, y como tú, o los contesto todos en una entrada en el blog, o tengo que dejar de hacer homeschooling para dar consejos a otros que ni yo sé si sirvan o qué, pues estoy en medio de todo esto y nada ha salido como lo pensaba o lo planeé, ja ja ja.
    Besos.

  4. Bueno, Paloma, ahí he dejado mi opinión, y he recomendado vuestros blogs, (el tuyo y de Marvan), y tu libro para el que comience.
    Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *